lunes, 8 de febrero de 2010

La Linterna se despide del papel



Queríamos daros lo mejor: una revista que, tanto por su contenido como por su diseño, se diferenciara de cualquier otra cosa que se hubiera visto nunca en Segovia. Queríamos hacer un producto cultural de lujo. Pero todo proyecto empresarial tiene un periodo de prueba después del cual hay que plantearse muy seriamente si merece la pena tanto esfuerzo...

Después de un año en el que muchas de las personas implicadas han trabajado por puro amor al arte y a los sueños con visos de hacerse realidad y después de analizar muy mucho los pros y los contras, hemos decidido salir de un mercado especialmente difícil en los tiempos que corren y dejar de lado temporalmente ese papel que tanto nos gusta para darle de nuevo alas a un blog que se había convertido en un hermano pequeño con problemas de falta de atención.

Nos quedan tantas cosas buenas del periodo del papel de La Linterna que dudo que cupieran en esta entrada, así que sólo nos queda dar las GRACIAS a todos los que habéis colaborado -millones de gracias no son suficientes, os lo aseguro-, a todos los que os habéis prestado a aparecer con vuestras historias, dando un color a las hojas en blanco digno de cualquier publicación periódica de carácter nacional, a los anunciantes que confiasteis en el soporte a ciegas, y por supuesto, a todos los lectores que nos esperabais casi con ansiedad cada vez que sentíais el olor de la tinta y el sonido de las máquinas de la imprenta... Mil gracias a todos, incluso a los que debisteis estar y no pudo ser (de alguna manera sí que estuvisteis).

Pariremos nuevos proyectos -no sabemos estarnos quietos- y seguiremos trabajando con entusiasmo en cada cosa que nos llegue, porque hay mucho que hacer todavía. Quién sabe... quizás algún día La Linterna vuelva a la acción con todo el peso de 48 páginas que más que maquetadas estaban talladas con todo el amor del mundo.

Nos quedamos con algo que, como siempre, esperamos que os sirva también a vosotros: por muy mal que parezcan estar las cosas, SIEMPRE hay una luz al final del túnel... y probablemente esté más cerca de lo que pensamos. Sólo hay que caminar.

Nos vemos por la red!
La Linterna de Segovia

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una lástima que después de tanto esfuerzo y tiempo dedicado no haya podido ser.... la revista era un foco de luz dónde todos los mese nos podíamos refugiar en ella, por su contenido, calidad, fotografías, diseño, y todos los temas tratados que eran dignos de admiración. También me siento parte de ese proyecto y comprendo, después de varias reuniones con la Directora, que hacía falta mayor apoyo económico ,cosa difícil para los tiempos que corren.
Seguro que los nuevos proyectos serán de tal magnitud que nos asombran de nuevo.
Un beso muy grande a la Directora y a todo el equipo que a puesto todo su amor y sus ganas en conseguir que saliese a la luz la mejor revista del mundo.
Un beso muy grande.
Víctor Cobos

Mariano Carabias dijo...

Siento mucho que vuestro proyecto, ya realidad, no dure más en el tiempo y sea un referente en la cultura segoviana. Enhorabuena por lo hecho, ánimos para lo futuro que será igual de bueno o mejor.
Aunque materialmente no he estado con vosotros, algo de mi espíritu si lo estaba.

Un abrazo.
Mariano

La Linterna de Segovia dijo...

Víctor, no tengo palabras de agradecimiento para todo lo que has hecho por la revista, ya lo sabes... No hace falta que te lo diga por aquí.

Mariano, algo de tu espíritu sí que estaba, como el de todos los grandes artistas que pueblan estas tierras. Eres uno de los que estaban en la lista para próximos números, así que si existe una dimensión donde suceden las cosas que no pasan en la realidad física, ahí estás ya, en un número de La Linterna espectacular.

De todas formas, esto no acaba aquí. Nos vemos allá donde haya algo que ilumine.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Un día se comienzan las cosas, otro día se acaban, pero en realidad ni comienzan las cosas ni se acaban. Siempre estamos trabajando en lo mismo: el material intangible de la Vida.

Gracias por todas las aportaciones de La Linterna, siempre presentes.

Un abrazo.
Raúl Rodríguez

Amando Carabias María dijo...

Pues vaya...
Comparto lo dicho. Al menos me quedó el honor de que os fijaráis en uno de mis textos para el último número.
Como se dice hoy en día, las crisis, además de causar infinitos problemas, también son épocas para aprovechar, seguro que encontráis un resquicio o una ventana por donde iluminarnos con vuestra luz de linterna.
Para lo que queráis, si se puede colaborar...

La Linterna de Segovia dijo...

Raúl, como tú dices: uno no empieza las cosas, las cosas le empiezan a uno... Y si a alguien le ha servido de algo nuestro trabajo nos damos por satisfechos. Sabes perfectamente que queda mucho por hacer y que poco a poco irá saliendo a la luz. Tú eres una de esas manos que siempre están ahí tendidas para caminar más ligero de equipaje, con una sonrisa... o una carcajada.

Amando, siento que haya sido tan breve la colaboración. Lo que toca ahora es adaptarse y agradecer a la gente como tú que se haya prestado siempre tan amablemente a cedernos su trabajo para publicarlo en La Linterna. Da gusto trabajar con personas tan generosas y tan creativas.

Gracias a los dos.
Un fuerte abrazo.

alicia dijo...

Cada piedrecita blanca hace el camino y no cabe duda de que La Linterna ha sido un paso más en dirección a quién sabe qué. Quizá al futuro, al incierto pero palpitante porvenir.
Un abrazo a todos los que seguísteis nuestro haz de luz

Aa dijo...

jooo todo ese equipo que con mucho tesón, perseverancia ha conseguido llevar a cabo una idea innovadora...
no creo que se acabe el proyecto sino que es un punto y seguido a las nuevas ideas que tienes..
Un sl2 y entonces os seguiré x el blog

Macachines dijo...

Muchas gracias por ese año de la Linterna. hasta el próximo encuentro.
Un abrazo

Juanca

Mmarin dijo...

Pues en casa esto ha sentado como un jarro de agua fría... Recuerdo que os comenté que coleccionábamos los números...

Pero hay que verlo por el lado menos negativo, y es que no nos abandonáis del todo; ¡eso sí que sería trágico!

Así que a darle duro a esos nuevos proyectos que decís tener por ahí.

Y las gracias, a vosotros, por vuestro enorme esfuerzo por haber hecho algo de tanta calidad que, os aseguro, no ha caído en saco roto: habéis marcado una línea de trabajo.

Os seguiré en toda nueva andadura que comencéis. De eso podéis estar seguros.
Un enorme abrazo.

María

Milhaud dijo...

Pues una pena, pero hay mantener la ilusión.

De momento a seguir con este blog creciendo cada día, y con un poco de suerte más adelante en el tiempo se volverá a prestar otra oportunidad de volver a las impresiones en papel.

Mucho ánimo, y sabéis que somos muchos los que estamos con vosotros!

David Copper dijo...

No puedo decirte mucho más de lo que en el momento que conocí la decisión te intenté transmitir, en cualquier caso, recordarte que fue un gustazo llegar a tiempo de llenar un par de páginas en la historia física de La linterna, esa que abarcaba buena parte de los sentidos.

Cuando el blog, el facebook y demás inventos sociales sean algo descatalogado en la memoria de la gente por nuevas tecnologías y lo que nos quede por ver, nuestros hijos, nietos...siempre podrán abrir un cajón para ojear uno de esos ejemplares donde encontrar un punto de encuentro en el tiempo y una muestra de lo bien que se podían hacer las cosas sin demasiados medios.

Un fuerte abrazo y todo lo mejor!

La Linterna de Segovia dijo...

Gracias a todos los que a través de este blog, del Facebook o el correo electrónico nos habéis dado vuestro cariño y vuestros mejores deseos.

Esperamos seguir viéndonos por aquí y compartiendo todo aquello que merece la pena.

Y recordad lo que dijo el Principito: "lo esencial es invisible a los ojos".

Un fuerte abrazo!
Cristina

Ana dijo...

Una vuelta de tuerca:
Gracias a ti, Cris, por ti me lancé a escribir sobre las cosas raras que hago en la consulta, no solo confiaste en mi, sino que me abriste las puertas de tu casa. Ahora, muchas personas saben gracias a "La Linterna" que hay otra manera de enfocar la vida, las personas y las relaciones. Creo que todas las personas que de una manera u otra hemos participado, hemos recibido mucho más de lo que te ofrecimos, ha sido un lujo verte crecer como "iluminadora". Ahora la vida te abre mil ventanas diferentes que abrir y seguro que nos vemos en alguna de ellas.
Gracias

grupo b dijo...

Siento mucho la ausencía de dicha publicación y que al final el proyecto deba parar.
Seguro que en la cabeza tienes novedades que espero se vean pronto.
Saludos